lunes, 3 de diciembre de 2012

¡Cómo resistir la carne y vencer al pecado!

 
Lunes 3 de Diciembre de 2012.
¡No te dejes engañar!
Por Riqui Ricón*
No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna (Ga 6.7-8).
Antes de comenzar esta reflexión, y para que no haya mal entendidos, es necesario aclarar que, de acuerdo a las Escrituras, tú como creyente, como un(a) Hijo(a) de Dios Nacido(a) de Nuevo estás facultado por Dios, tu Padre, para resistir SIEMPRE las obras de la carne y, desde luego, para que no le des lugar al pecado en tu vida. Veamos aquí cómo es esto.
Hay quienes piensan que la única forma de vencer al pecado es resistiendo, con sus fuerzas, las obras de la carne, pues de no hacerlo así significaría perder la salvación y, por consiguiente, perder la nueva naturaleza que Dios nos obsequió con la muerte y resurrección de Su Hijo Jesús.
Piensan que no es suficiente con CREER que el precio que se pagó en esa cruz fue suficiente y completo; que no es suficiente con CREER que la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús YA nos HA HECHO libres de la ley del pecado y de la muerte y que es necesario, a toda costa, resistir con todas sus fuerzas al pecado y no darle lugar a la carne.
Aunque esta forma de pensar parece la correcta y hasta teológicamente bien orientada, pensar así es, precisamente lo opuesto a lo que se desea; pensar así es la forma más fácil para darle lugar a la carne y darle un lugar permanente al pecado en tu vida.
El engaño estriba en luchar contra la carne y contra el pecado con tus fuerzas y con tu voluntad y no con tu fe.
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan (He 11.6).
Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá  (Ro 1.16-17).
Pero el que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es pecado (Ro 14.23).
Por lo tanto, de acuerdo a la Biblia, cualquier cosa que hagas y que no la puedas respaldar con la Palabra de Dios es pecado, ya que no puedes hacerla por fe.
El pecado y la carne tendrán lugar en tu vida mientras sigas luchando en su contra en lugar de creer y aceptar lo que la Palabra de Dios dice al respecto. Creerle a Dios significa creer y aceptar que Jesús ya venció al pecado y a la muerte y te hizo libre de ello y, por lo tanto, ni el pecado ni la muerte forman parte de tu NUEVA NATURALEZA.
Desde luego afirmo que no se trata, como algunos piensan, de una mal entendida supergracia o superfe que te permita pecar y salir impune. ¡No! ¡Nada de eso!
¡Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará!
Se trata más bien de creer quién ahora tú eres en cristo Jesús: un(a) Hijo(a) de Dios Nacido(a) de Nuevo, Nacido(a) del Espíritu y, por lo tanto, se trata de creer que ahora ERES ESPÍRITU y no carne.
Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua [de la Palabra de Dios] y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es (Jn 3.5-6).
Los que se dejan dominar por su naturaleza pecaminosa, solo piensan en cómo complacer a su propia naturaleza; pero los que viven conforme al Espíritu Santo, piensan en las cosas propias del Espíritu. Porque la intención del Espíritu es vida y paz; en cambio, la intención de la naturaleza pecaminosa es muerte, porque la intención de la naturaleza pecaminosa es rebeldía contra Dios: nunca ha obedecido a la ley de Dios ni nunca podrá obedecerla. Por eso, los que viven sometidos al dominio de su propia naturaleza pecaminosa jamás podrán agradar a Dios. Pero vosotros no vivís conforme a esa naturaleza, sino que estáis bajo el dominio del Espíritu, si es que verdaderamente el Espíritu de Dios habita en vosotros (digo esto para recordaros que quien en su interior no tenga el Espíritu de Cristo, no es de Cristo) (Ro 8.5-9).
Los pecadores pecan, eso es lo que saben hacer y les gusta hacer. Pero tú, por haber creído en Jesús, has nacido de nuevo y no de una semilla corruptible sino de la incorruptible semilla que es la Palabra de Dios, que vive y permanece para siempre.
Es la mismísima Palabra de Dios la que te ha habilitado con la fe necesaria para resistir las obras de la carne y establecer tu victoria sobre el pecado (la victoria que Cristo Jesús ganó para ti). Como dice la escritura:
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;  no por obras, para que nadie se gloríe.  Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas (Ef 2.8-10).
Así que, no te engañes a ti misma(o), Dios no puede ser burlado, CUALQUIERA que siembre para la carne, de la carne va a cosechar corrupción. Sin embargo, CUALQUIERA que siembra para el Espíritu, en fe, creyéndole a Dios y a Su Palabra, recibirá vida eterna y vida abundante.
El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia (Jn 10.10).
Los Hijos de Dios Nacidos de Nuevo, cuando caemos nos levantamos, pues si pecamos, en lugar de alejarnos de Dios, corremos hacia Él; NOS ARREPENTIMOS, confesamos nuestros pecados y fiel y JUSTO es Él para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad (1 Jn 1.9).
Tú no eres un(a) pecador(a) salvo(a) por gracia, eso sería un disparate; o eres salvo(a) o eres pecador(a). Como ya dijimos, los pecadores pecan, eso es lo que saben y les gusta hacer.
No te dejes engañar, usa tu fe y decídete a vivir creyendo que eres ese(a) Hijo(a) de Dios que la Biblia dice que eres y, entonces es seguro que estarás sembrando para el Espíritu.
Oremos en voz audible:
Amado Padre celestial, muchas gracias porque en Tu Palabra, las Palabras que han salido de Tu boca, me has declarado Hijo(a) Tuyo(a) por medio de la fe en Cristo Jesús. Gracias, Señor Jesús, porque Tu sacrificio fue completo, perfecto y acabado. No quedó nada pendiente. He sido justificado(a) en Tu Sangre y por Tu Vida yo he recibido la Vida Eterna, la Vida plena y abundante que sólo pueden disfrutar los Hijos de Dios. Gracias porque Tu Palabra, la Biblia, me da la facultad para que, en cuanto a la pasada manera de vivir, despojarme del viejo(a) hombre(mujer),  que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovarme en el espíritu de mi mente, y vestirme del nuevo hombre(mujer),  creado según Dios  en la justicia y santidad de la verdad. Así que, hoy vengo a Ti, Abba, Padre; de todos mis pecados me arrepiento y te pido perdón, he fallado y esto es algo que no quiero hacer más. Espíritu Santo, límpiame de toda maldad; ayúdame a creer que soy ese(a) Hijo(a) Tuyo(a) creado en justicia y santidad de la verdad, pues con mi fe, nada de ese(a) viejo(a) hombre(mujer) se volverá a manifestar en mi vida. La Ley del espíritu de Vida en Cristo Jesús me ha hecho libre de la ley del pecado y de la muerte. Dios, yo soy lo que Tú dices en Tu Palabra que soy: Tu Hijo(o) amado(a). Por lo tanto, sé que sé, y así lo declaro, en todo problema, enfermedad o aflicción, soy más que vencedor(a) por medio de Tu Amor, Cristo Jesús. ¡Todo lo puedo! ¡Rechazo todo pensamiento o sentimiento de condenación en mi vida! ¡Soy Nacido(a) de Nuevo! ¡Yo ando, vivo, pienso y respiro conforme al Espíritu! ¡No estoy conforme con mi carne! ¡La ley del Espíritu de Vida en Cristo Jesús me ha hecho libre de la ley del pecado y de la muerte! ¡Estoy decidido(a), con Tu ayuda, Espíritu Santo, a vivir firme con la libertad con que Cristo me hizo libre y ya no estaré, nunca más, sujeto(a) al yugo de esclavitud! Así que, con esta autoridad que Tú me has dado, Padre,  resisto  al espíritu de temor y duda, echo fuera de mi vida la enfermedad, pobreza, tristeza y depresión. Recibo mi salud, prosperidad, libertad y gozo. ¡Soy sano(a)! ¡Soy libre! ¡Soy próspero(a)! ¡Soy dichoso(a)! En el nombre de Jesús. Amén.
*Ricardo C. Peredo Jaime   © 2011
 

Lectura y Meditación de la Palabra de Dios
Haz estas lecturas diarias y al final de un año habrás leído toda la Biblia.
Diciembre 3                                     Gal 6   /  Ez 2-3  /  Sal 149
 


6 comentarios:

  1. Pastor Gracias por esta palabra
    A bendecido mi vida en gran manera

    ResponderEliminar
  2. Pastor Gracias por esta palabra
    A bendecido mi vida en gran manera

    ResponderEliminar
  3. Gracias a Cristo Jesús, Él lo hizo todo al morir y resucitar por Amor a ti. Bendiciones !!!

    ResponderEliminar
  4. Wood gracias Dios por este msj. Estaba luchando con mis fuerzas y por ESO perdia las batallas espirituales, pero cuando lei este msj. De creer que Jesus ya peleo mis batallas, mi tarea solo es tener fe. Que liberador Gloria a Dios!!! Bendigo la Vida del siervo que edito este msj. En el poderoso nombre De Jesus.

    ResponderEliminar
  5. Wood gracias Dios por este msj. Estaba luchando con mis fuerzas y por ESO perdia las batallas espirituales, pero cuando lei este msj. De creer que Jesus ya peleo mis batallas, mi tarea solo es tener fe. Que liberador Gloria a Dios!!! Bendigo la Vida del siervo que edito este msj. En el poderoso nombre De Jesus.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a Cristo Jesús, Él lo hizo todo al morir y resucitar por Amor a ti. Recuerda siempre que estás peleando la BUENA batalla de la FE. Satanás sóño tiene mentira y quiere convencerte de que sigues siendo el mismo viejo pecador que antes eras, y eso es una mentira, pues tú has Nacido de Nuevo. Lee y medita tu Biblia todos los días pues tú eres EXACTAMENTE lo que Dios dice en Su Palabra que eres: Su Hijo amado. Bendiciones !!!

    ResponderEliminar

¿Qué piensas al respecto?