viernes, 8 de junio de 2012

¡Cómo ser ese(a) Hijo(a) que Dios quiere!



Jueves 7 de Junio de 2012.

¡Cambia tu forma de pensar de ti mismo(a)!

Por Riqui Ricón*

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta (Ro 12.2).

Una de las tareas más importantes que tienes que desarrollar como un(a) Hija(o) de Dios Nacida(o) de Nuevo es la transformación de tu entendimiento, es decir, cambiar tu forma de pensar. La influencia del sistema de este mundo ha sido tan fuerte y dominante en el ser humano que, al venir a Cristo Jesús y nacer de nuevo, es necesario que no te conformes a la forma (valga la redundancia) como, hasta ese momento, tú habías sido.

Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones (Sgo 4.7-8).

Si tú ya piensas como piensas, ¿cómo puedes cambiar tu forma de pensar? La respuesta es sencilla, pero presta mucha atención porque todas las fuerzas del demonio tratarán de evitar que lo lleves acabo: ¡Sométete a la Palabra de Dios! Haz de tu lectura de Biblia la norma diaria de tu vida. Medita en la Palabra de Dios de día y de noche, ponla en tu MENTE, BOCA y CORAZÓN. Sólo el Poder y la Vida que hay en la Biblia pueden cambiar tu forma de pensar y de hablar. Lo que trato de enseñarte es que tú puedes purificar tu corazón con la Palabra de Dios. Esto es lo único que puede habilitarte para resistir al diablo y obligarlo a que huya de ti.

En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad (Efe 4.22-24).

Esto enseña la Biblia, que es la Palabra de Dios, y es la Verdad, que el (la) hombre (mujer) viejo(a), ese(a) que tú eras antes de reconocer a Cristo Jesús como tu Señor y Salvador, está viciado(a) conforme (en forma de) los deseos engañosos que, en la carne, tú antes tenías. La buena noticia es que ese(a) ya no existe más, quedó muerto(a) en la cruz del madero. Sólo tienes que despojarte de él (ella). ¡Quitártelo(a) de encima!

Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos (2 Co 5.14-15).

Sólo por el Gran Amor que Jesús siente por ti fue posible esto; por Su muerte, por Su Sangre, tu viejo yo ha muerto; por Su Victoria sobre la muerte, Su resurrección, ahora estás viva(o), ¡has Nacido  de Nuevo! Se te ha regalado la Vida Eterna y esa, mi amada(o), es una Vida totalmente Nueva y diferente a cualquier cosa que tú siquiera hayas imaginado.

En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad (Efe 4.22-24).

El campo de batalla en esta guerra por instaurar el Reino de Dios en tu vida es tu mente. Si Satanás consigue que sigas pensando como siempre lo has hecho, entonces, te habrá anulado. Lo que él no sabe, porque no puede ni quiere saberlo, es que las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo (2 Co 10.4-5).

No hay arma más poderosa que la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios. Al leer y meditar en la Palabra de Dios cada día el espíritu de tu mente es renovado día a día, fortaleces tu hombre (mujer) interior, que es el espíritu nuevo que ahora tú eres, y la fe que vence al mundo desaloja al miedo y al rencor llenándote del Amor y Poder de Dios para servir, y así, solamente así, vivirás esa vida plena y abundante que Jesús ganó para ti.

En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad (Efe 4.22-24).

El (la) hombre (mujer) que ahora tú eres, YA FUE creada según Dios en la justicia y santidad de la verdad. ¡Tú no tienes que hacer nada! ¡Jesús ya lo hizo todo por ti! Tú no te puedes hacer justo(a) a ti mismo(a). Tampoco puedes hacerte santo(a) a ti mismo(a). Sólo el sacrificio de Amor de Cristo Jesús y la Palabra de Dios tienen el Poder y la Autoridad suficiente para hacer de ti un(a) Hijo(a) de Dios Nacido(a) de Nuevo. ¡Gloria Dios por el Gran Amor con que te ha amado!

siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre (1 P 1.23).

No permitas al diablo engañarte con sus mentiras que no has nacido de nuevo, que si hubieras nacido de nuevo no seguirías siendo la (el) misma(o) que siempre has sido. Sea cual sea la situación por lo cual te está diciendo eso, contéstale con la Verdad, dile en su propia cara que tu identidad no depende de lo que tú hayas hecho sino de lo que Cristo Jesús YA HIZO por ti. Muéstrale que no te dejas amedrentar por sus engaños, ni mentiras, muéstrale que tú has creído a Dios y eso basta porque es la Verdad. Dile que Dios te ama tanto que prefirió entregar a Su propio Hijo antes que perderte a ti. Dile que ahora eres un(a) Hijo(a) de Dios Nacido(a) de Nuevo y no de una simiente corruptible sino de la incorruptible semilla que es la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre. Dile que tú eres santo(a), justo(a) y perfecto(a), y que tus pecados ahora son asunto exclusivo entre tú y tu Padre, el Todopoderoso Dios. Te aseguro que no lo podrá resistir, pero tienes que creer, pues al que cree todo le es posible.

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien (Jos 1.8).

¡Cambia tu forma de pensar! Haz de la Biblia la norma máxima de tu vida y te garantizo, sí, te garantizo, que harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien. ¿Qué cómo puedo estar tan seguro? ¡Facilísimo! ¡Escrito está! ¡Es Palabra de Dios! ¡Es Palabra de Honor!

Oremos en voz audible:

Amado Padre celestial, este día quiero agradecerte por el gran Amor con que me has amado. Cristo Jesús, me asombro cada día más y más por todo lo que has hecho por mí y en mí. Estoy decidido(a), con Tu ayuda, Espíritu Santo, a cambiar mi forma de pensar transformándome en el espíritu de mi mente. Sin importar las circunstancias del momento o la forma en que hoy me siento, creo y declaro que soy ese(a) Hijo(a) que Tú, mi Dios y Padre, siempre has deseado, justo(a), santo(a) y perfecto(a). Lo sé porque así está escrito en Tu Palabra y esa es la Verdad. Estoy dispuesto(a) a dejar atrás todas esas emociones y pensamientos negativos de fracaso y de derrota. Esa vieja naturaleza nada tiene en mí, pues yo he sido regenerada(o) en Cristo Jesús para vivir una vida plena y victoriosa. Lo sé porque lo dice la Biblia, lo creo porque es Tu Palabra de Honor y me dispongo, con Tu ayuda, Espíritu Santo, a vivirlo. Viviré esa vida prospera, en salud, amor, paz y gozo que Tú, oh Dios, deseas para mí. Yo, _____________ (tu nombre aquí), soy un(a) Hijo(a) de Dios Nacido(a) de Nuevo. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece, pues mayor es el que está en mí que el que está en el mundo y ese eres Tú, Precioso Espíritu de Dios. No le daré lugar al diablo y a sus mentiras en mi vida. ¡No voy a temer más! Echo fuera de mi vida toda ansiedad e inquietud.  ¡En todas las cosas soy más que vencedor(a) por medio de Aquel que me amó, Cristo Jesús! ¡Ya he sido sanada(o) por las heridas de Jesús! ¡He sido establecida(o) para reinar en esta vida por la sangre de Jesús! No hay forma que pueda perder, pues Tú, mi Dios y Padre, estás en mí y conmigo, y si Dios es conmigo, ¿quién contra mí? ¡Soy sano(a)! ¡Soy libre! ¡Soy próspera(a)! ¡Soy feliz! En el nombre de Jesús. Amén.

*Ricardo C. Peredo Jaime   © 2011




Lectura y Meditación de la Palabra de Dios

Haz estas lecturas diarias y al final de un año habrás leído toda la Biblia.

Junio         7                          Ro 12  /  1 Sam 23-24  /  Sal 67





2 comentarios:

  1. soy fermin, yo pienso que el diablo quiere robarnos lo q, cristo hizo por nosotros, pero al diablo le vamos a cerrar todas las puertas para q, el no pueda entrar y esto con la ayuda de dios.

    ResponderEliminar
  2. Así es Fermín. Te recomiendo esta reflexión al respecto:

    http://honorword.blogspot.mx/2012/06/como-aplastar-satanas.html

    ResponderEliminar

¿Qué piensas al respecto?