sábado, 15 de febrero de 2020

¡Cómo vivir por FE!









15 de Febrero

¡Cómo vivir por FE!

¡Fe es creer! ¡Fe es creerle a Dios!
Por Riqui Ricón*
Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve... Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía... Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan (He 11.1, 3, 6).
Cuando al conversar con creyentes acerca de la fe, les hago notar que TODO aquello que no se hace con fe es pecado, casi siempre muestran gran consternación y sorpresa. Se resisten a tal afirmación con preguntas y argumentos como: “esto no es posible Riqui Ricón, ya parece que vamos a estar pendientes de nuestra fe cada segundo que vivamos”; “¿cómo piensas que Dios quiera eso de nosotros, creer a cada instante?” “¿No estarás sobre espiritualizando las cosas, mira que en la iglesia está bien, es lo que se supone que debemos hacer, pero, creer a cada momento en nuestra vida diaria?
¿Tienes tú fe? Tenla para contigo delante de Dios. Bienaventurado el que no se condena a sí mismo en lo que aprueba. Pero el que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es pecado (Ro 14.22-23).
Pensar que la fe es una actitud espiritual para ser adoptada dentro de las actividades de la iglesia, como cultos, reuniones de oración, pláticas con el pastor y ocasionalmente alguna reunión con otros cristianos, sólo te colocará en total desventaja para cumplir el Plan y propósito de Dios para tu vida.
Sal 84:5-6 RVC  ¡Cuán felices son los que hallan fuerzas en ti, los que ponen su corazón en tus caminos!  (6)  Cuando cruzan por el valle de las lágrimas, cambian su aridez en un manantial al llenar la lluvia los estanques.
El Plan y Propósito de Dios para tu vida es muy sencillo y maravilloso: que vivas una vida en Su Plenitud, una vida abundante llena de gozo, paz y victoria. Que vivas la Vida Eterna de un(a) Hijo(a) de Dios Nacido(a) de Nuevo, PARA que seas luz para aquellos que viven en tinieblas; PARA que atravieses el valle de lágrimas y lo cambies en manantiales de agua que salten para Vida Eterna.
El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia (Jn 10.10).
La Vida de un(a) Hijo(a) de Dios Nacido(a) de Nuevo tiene que ser, forzosamente, una Vida plena y abundante
Siendo honesto(a) con Dios y contigo mismo(a), pregúntate, ¿hace cuánto tiempo que no experimento un gozo verdadero? ¿Hace cuánto que no disfruto de una victoria perdurable? ¿Hace cuánto que no tengo paz en mi corazón? Si el ladrón sólo viene a hurtar y a matar y a destruir y Jesús ha venido a mí para darme una vida abundante, ¿cuál es la razón por la que esa vida abundante se me escapa continuamente?
Si este fuera tu caso, te puedo asegurar que la respuesta a todas estas preguntas es la misma: ¡No estás viviendo por fe! Y te es necesario vivir por fe, pues, el justo por su fe vivirá (Ha 2.4; Ro 1,17; Ga 3.11; He 10.38).
Ahora bien, ¿Qué es la fe? Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Pero, ¿cómo puedes estar seguro de algo que no ves? ¿Cómo puedes estar convencido de que recibirás lo que estás esperando? Digo, tienes en tu mano el dictamen médico, o te acaban de entregar la demanda, o se fue tu hijo(a) de la casa, o acabas de pelearte con tu esposa, o estás atrapado por alguna adicción.
¿Cómo puedes llamar las cosas que no son, si tienes toda la evidencia de lo que SÍ son?
Me gusta esta pregunta porque su respuesta es hermosamente sencilla: a pesar de toda evidencia y su contundencia, puedes estar seguro(a) de lo contrario (de aquello que no ves), solamente si Dios lo ha dicho.
Así es, a pesar de toda la evidencia en tu contra, tú eres (y lo serás siempre), la persona que Dios dice en la Biblia que ahora tú eres. ¡Sin lugar a dudas!
Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? He aquí, he recibido orden de bendecir; El dio bendición, y no podré revocarla (Núm 23.19-20).
Sólo recuerda que Dios es el Todopoderoso y no hay nada imposible para Él, excepto mentir. Toda palabra que sale de la boca de Dios tiene el poder en sí misma para hacerse cumplir, pues es Palabra de Dios.
Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole, y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado. Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré. Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará. Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace. Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe (Mat 8.5-10).
¡Jesús se maravilló de la fe de este soldado romano!
Parafraseando un poco la conversación entre el centurión y Jesús tenemos algo más o menos como sigue: “Señor, yo sé que Tú eres Dios y que por lo tanto no hay nada imposible para Ti y además tienes toda Autoridad sobre cualquier cosa, por lo tanto, no necesito que vengas a mi casa, tan sólo di la Palabra y mi criado sanará. Tu Palabra tiene toda Autoridad. Vamos, ¡Tú eres Dios! ¡Tu Palabra es Palabra de Honor!”.
Así que, efectivamente, tú puedes tener hoy la certeza de lo que estás esperando y la convicción de aquello que aún no ves. Sin importar la gravedad del asunto, enfermedad o problema, basta que tengas una Palabra del Señor y un milagro sucederá.
Recuerda siempre que, por Cristo Jesús, tú eres un(a) Hijo(a) de Dios y si tu Padre lo dijo, entonces, Él lo va a cumplir; si Dios lo habló, entonces, Él lo va a ejecutar.
Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía (He 11.3).
Fe es creerle a Dios, creyendo Su Palabra, la Biblia.
Fe es creerle a Dios, creyendo Su Palabra, de tal modo que, precisamente por eso, ahora puedes llamar las cosas que no son como si ya fueran (Ro 4.17).
Fe es entender que la Palabra de Dios es completa, eterna e infalible; es estar convencido de que JAMAS serás avergonzado(a) por haber confiado en la Biblia (Sal 119.42), pues TODO lo que existe, sea visible o invisible, tiene su origen en la Palabra de Dios. De tal modo que, esa Vida Plena y Abundante que se te ha prometido, vendrá a ser substancia material de aquello que aún no ves por medio de tu FE [por medio de creerle a Dios, creyendo Su Palabra].
Jua 3:16 RV60  Porque de tal manera amó Dios al mundo,  que ha dado a su Hijo unigénito,  para que todo aquel que en él cree,  no se pierda,  mas tenga VIDA ETERNA.
Cuando entiendes que al Nacer de Nuevo has recibido Vida Eterna y que esto significa vivir por siempre o, mejor dicho, NUNCA MORIR, entonces, el cómo y el cuándo del cumplimiento de las promesas pasa a segundo término, pues, sabes que sabes, que el cielo y la tierra pasarán más Sus Palabras no pasarán.
Entonces, si de acuerdo a la Biblia, que es la Palabra de Dios y no puede mentir, tú eres justo(a), hecho(a) justicia de Dios, ¡claro que puedes vivir por fe cada instante de tu vida! ¡Claro que puedes agradar a Dios, tu Padre, esperando paciente, constante y persistentemente, TODO AQUELLO que Él ya te ha prometido en Su Palabra!
Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió (He 10.23).
Oremos en voz audible:
Amado Padre celestial, hoy quiero agradarte con mi fe, pues en verdad creo que eres el creador del universo, de todo lo visible y de lo invisible. Creo que me amas tanto que preferiste entregar a Tu propio Hijo, Jesús, antes que perderme a mí. Creo y recibo este Tu gran Amor con que me amas. Gracias, Señor Jesús; por lo que hiciste al morir en esa cruz y resucitar, yo tengo la Vida Eterna. Me has hecho un(a) Hijo(a) de Dios. Sé que, que, aunque yo estaba muerto(a) en mis delitos y pecados, por este Tu Gran Amor con que me has amado, me diste Vida juntamente con Cristo Jesús; por Tu Gracia soy salvo(a) por medio de la fe, y aún ésta última no es mía sino que es un regalo Tuyo. ¡Cuán Grande y Hermoso Eres mi Señor! ¡Cuán maravilloso es Tu Amor por mí! En esta hora me pongo de acuerdo con Tu Eterna e Infalible Palabra para creer y declarar que, por el Nuevo Pacto en la Sangre de Jesús, creo y recibo mi sanidad. Me declaro libre de toda dolencia y enfermedad. Hablo salud y bienestar a cada célula, tejido, órgano y sistema de mi ser. Me declaro libre de cualquier tipo de adicción que me haya querido esclavizar. Rechazo todo miedo, pues yo no he recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que he recibido el espíritu de adopción y hoy puedo decir, Abba, Padre. Pongo mis ojos, emociones y sentimientos en Ti, Señor Jesús, quien eres el autor y consumador de mi fe. ¡Soy sano(a)! ¡Soy libre! ¡Soy próspero(a)! ¡Soy más que vencedor(a)! ¡Todo lo puedo en Cristo! Y, por la Sangre de Jesús, soy dichoso(a) para vivir una Vida Plena y Abundante. Muchas gracias, Señor Jesús. Gracias por esta Nueva Vida en Plenitud que ahora tengo. Gracias por mi sanidad. Gracias por mi salud. Gracias por mi prosperidad. Gracias por el Amor, la paz y el gozo que ahora disfruto. Gracias porque por Tu Palabra, la Biblia, sin lugar a dudas, soy y recibo todo esto que he declarado delante de Tu Presencia. En el nombre de Jesús. Amén.
 Nota Importante:
¿Cómo me hago Hijo de Dios? ¿Cómo establezco una relación con el Todopoderoso?
Sólo haz la siguiente oración en voz audible poniendo toda tu atención y corazón a lo que le estás diciendo a Dios:
Señor Jesús, yo creo que eres el Hijo de Dios. Que viniste a este mundo de la virgen María para pagar todos mis pecados, y yo he sido un(a) pecador(a). Por eso, te digo el día de hoy que sí acepto. ¡Sí acepto tu sacrificio en la cruz! ¡Sí acepto Tu Sangre preciosa derramada hasta la última gota por Amor a mí! Te abro mi corazón y te invito a entrar porque quiero, Señor Jesús, que desde hoy y para siempre Tú seas mi único y suficiente Salvador, mi Dios, mi Rey y mi Señor. Gracias, Dios Poderoso, pues con esta simple oración y profesión de fe he pasado de muerte a Vida, he sido trasladado(a) de las tinieblas a Tu Luz admirable. ¡Hoy he Nacido de Nuevo! ¡Dios, ahora yo Soy Tu Hijo(a)! ¡Ahora Tú eres mi Padre! ¡Nunca más estaré solo(a)! Nunca más viviré derrotado(a). En el nombre de Jesús. Amén.
*Ricardo C. Peredo Jaime   © 2011



Lectura y Meditación de la Palabra de Dios
Haz estas lecturas diarias y al final de un año habrás leído toda la Biblia.

Febrero 15                                    Heb 11.1-22 /  Ex 13-14 /  Pro 5









Da click aquí Para más material (videos, audios, estudios)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas al respecto?