lunes, 3 de febrero de 2020

¡Cómo puedes tú dejar de temer a la muerte!













03 de Febrero



¡Cómo puedes tú dejar de temer a la muerte!

¡Resucitó el Señor!
Por Riqui Ricón*
Aconteció que estando ellas perplejas por esto, he aquí se pararon junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes; y como tuvieron temor, y bajaron el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea, diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado, y resucite al tercer día (Luc 24.4-7).
Ante cualquier circunstancia que estés viviendo en este día, es de vital importancia que comprendas, cabalmente, el significado de la resurrección de Jesucristo, pues esta comprensión es el inicio de tu Victoria.
En primer lugar, debes tener bien claro que Jesús destruyó, con su muerte y resurrección, al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y [así] librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre (He 2.14-15).
El mismo Jesús te enseña en la Biblia (que es la Palabra de Dios y no miente), que si permaneces en la Palabra, creyéndole a Dios, creyéndole a Su Palabra, conocerás la Verdad y sólo la Verdad te puede hacer libre.
Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres (Jn 8.31-32).
No necesitas reflexionar mucho para darte cuenta que todos los que tienen miedo a la muerte viven toda su vida atados a ese temor. Son por lo tanto, esclavos de la muerte. 
La paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es VIDA ETERNA en Cristo Jesús, Señor nuestro (Ro 6.23).
La Verdad es que Jesucristo, con su muerte y resurrección, venció al pecado, destruyó al diablo y a su aguijón que es la muerte. Por lo tanto, ahora, en Cristo Jesús, TÚ ERES LIBRE de la servidumbre o esclavitud que te producía el temor a la muerte.
¡La Biblia lo enseña así!
Al que no conoció pecado,  por nosotros lo hizo pecado,  para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él (2 Co 5.21).
De acuerdo a la escritura, Jesús no solamente murió por tus pecados sino que se hizo así mismo pecado por amor a ti y de esta forma se te otorgó el regalo de ser hecho(a) justo(a) y con derecho pleno a la VIDA ETERNA.
Este derecho a la Vida Eterna sólo lo puede ejercer un(a) legítimo(a) Hijo(a) de Dios.
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga VIDA ETERNA (Jn 3.16).
¡Dios te ama tanto que prefirió entregar a Su propio Hijo antes que perderte a ti!
A pesar de que en Juan 3.16 Dios te garantiza que TODOS los que creen en Jesús no se pierden sino que TIENEN VIDA ETERNA, es asombroso como algunos creyentes ignoran o pasan por alto lo que las palabras VIDA ETERNA significan: Esto es, ¡vivir para siempre! O sea, ¡no morir!
Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo  (1 Co 15.53-57).
Al resucitar Jesús, lo que en Él había de corruptible (pues se hizo un ser humano idéntico en todo a ti), se vistió de incorrupción, lo que en Él había de mortal se volvió inmortal, siendo Jesucristo, de esta forma, EL PRIMER HIJO DE DIOS NACIDO DE NUEVO, lo que nos lleva al segundo significado de la resurrección de Jesucristo.
El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia (Jn 10.10).
Cuando Jesús muere en la cruz,  con Su Sangre paga el justo castigo por tus pecados y al resucitar te da libre y total acceso a la Vida Eterna. Pero no cualquier tipo de vida, no como creaturas, ni como ángeles, sino como Hijo(a) LEGÍTIMO(A) del Dios vivo y verdadero.
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados [llamados por Él mismo] hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él (1 Jn 3.1).
¡Sólo por Amor a ti!
en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad (Efe 1.5).
Un(a) auténtico(a) y legítimo(a) Hijo(a) de Dios no puede ser, y no lo es, de ninguna forma, la misma persona pecadora que antes era, sujeta a sus antiguas pasiones, fracasos y derrotas.
Por eso, Jesús le aseguró a Nicodemo, te es NECESARIO Nacer de Nuevo si quieres ver y entrar al Reino de Dios.
Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos (Rom 8.29).
Ahora bien, te tengo excelentes noticias, de acuerdo a la Palabra de Dios, porque aceptaste a Jesús como tu Señor y Salvador ahora tú eres un(a) Hija(o) de Dios Nacida(o) de Nuevo. Eres igual a Jesús, y con su muerte y resurrección, tienes la victoria sobre la muerte.
En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo (1 Jua 4.17).
Ahora, por ese Amor que el Padre siente por ti, tú has sido hecho(a) un(a) Hijo(a) de Dios Nacido(a) de Nuevo y sólo puedes ser (no digo que tienes que serlo, sino que ya lo eres) santo(a), justo(a), inmortal e incorruptible.
Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios (1 Jn 5.1a).
¡Por tu fe en Jesús has Nacido de Nuevo! ¡Tú has Nacido de Dios!
y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad (Efe 4.24).
Ahora, en Cristo Jesús, tú has sido creado(a) en la justicia y santidad de la Verdad.
siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre (1 P 1.23).
La simiente (el esperma) que te ha dado origen como un(a) Hijo(a) de Dios Nacido(a) de Nuevo NO ES una semilla que se pueda corromper sino que ES la incorruptible semilla de la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre.
Es pues, gracias a la resurrección de Jesús que la muerte nada tiene en ti, pues no has recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que has recibido el espíritu de adopción por el cual clamas: ¡Abba, Padre!
Si vives bajo el Nuevo Pacto en la Sangre de Jesús, entonces, ¡Has recibido la Vida Eterna y la Nueva Naturaleza! ¡Eres, sin lugar a dudas, un(a) Hijo(a) de Dios Nacido(a) de Nuevo!
¡Aleluya, el Señor resucitó!
Oremos en voz audible:
Amado Padre celestial, que hermoso es conocer y creer lo que hiciste por Amor a mí. Gracias por no haber escatimado a Tu propio Hijo Jesús, sino que lo entregaste por mí. Señor Jesús, muchas gracias porque Tú, siendo en forma de Dios, no estimaste el ser igual a Dios como cosa a que aferrarte, sino que Te despojaste a Ti mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, Te humillaste a Ti mismo, haciéndote obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Gracias porque con Tu muerte y resurrección, destruiste por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y así, me has hecho libre, pues yo, por el temor de la muerte estaba durante toda mi vida sujeto(a) a servidumbre. ¡Porque Tú moriste, mi vieja naturaleza, mi viejo(a) yo, murió contigo! ¡Porque Tú vives, yo también vivo! ¡La Vida Eterna que Tú tienes, es la misma que adquiriste para mí! ¡Puedo dejar de temerle a la muerte! ¡La muerte ya no se enseñorea más de mí! ¡Gracias! ¡Muchas gracias, Señor Jesús! Ahora puedo, con toda certeza declarar que, ¡Soy sano(a)! ¡Soy libre! ¡Soy próspero(a)! ¡Soy más que vencedor(a)! ¡Todo lo puedo en Cristo! Y, por la Sangre de Jesús, soy dichoso(a) para vivir una vida plena y abundante. Muchas gracias, Señor Jesús. Gracias por esta Nueva Vida en Plenitud que ahora tengo. Gracias por mi sanidad. Gracias por mi salud. Gracias por mi prosperidad. Gracias por el Amor, la paz y el gozo que ahora disfruto. ¡Gracias por mi Victoria sobre la muerte! En el nombre de Jesús. Amén
 Nota Importante:
¿Cómo me hago Hijo de Dios? ¿Cómo establezco una relación con el Todopoderoso?
Sólo haz la siguiente oración en voz audible poniendo toda tu atención y corazón a lo que le estás diciendo a Dios:
Señor Jesús, yo creo que eres el Hijo de Dios. Que viniste a este mundo de la virgen María para pagar todos mis pecados, y yo he sido un(a) pecador(a). Por eso, te digo el día de hoy que sí acepto. ¡Sí acepto tu sacrificio en la cruz! ¡Sí acepto Tu Sangre preciosa derramada hasta la última gota por Amor a mí! Te abro mi corazón y te invito a entrar porque quiero, Señor Jesús, que desde hoy y para siempre Tú seas mi único y suficiente Salvador, mi Dios, mi Rey y mi Señor. Gracias, Dios Poderoso, pues con esta simple oración y profesión de fe he pasado de muerte a Vida, he sido trasladado(a) de las tinieblas a Tu Luz admirable. ¡Hoy he Nacido de Nuevo! ¡Dios, ahora yo Soy Tu Hijo(a)! ¡Ahora Tú eres mi Padre! ¡Nunca más estaré solo(a)! Nunca más viviré derrotado(a). En el nombre de Jesús. Amén.
*Ricardo C. Peredo Jaime   © 2012



Lectura y Meditación de la Palabra de Dios
Haz estas lecturas diarias y al final de un año habrás leído toda la Biblia.

Febrero 3                             Luc 24.1-12  /  Gen 43  /  Sal 34








Da click aquí Para más material (videos, audios, estudios)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué piensas al respecto?